Google+ Followers

viernes, 23 de noviembre de 2012

UN AÑO DESPUÉS


Fragmento del libro 

LOS AMANTES INFINITOS



       Un año después, resulta impagable  reconocer el tacto de la piel amada y el intenso suspiro en la oscuridad, los gemidos tras una mirada de pasión en la quietud de la soledad del encuentro, el abrazo nervioso y sudoroso de la puesta en escena del amor, como actores principales y únicos en las tablas de nuestro particular teatro.

      Te tientas las ropas y la carne para saber que todo es cierto y que tú has permitido que aquello ocurriera, cuando además a quién presuponías que le resultaría imposible dar esa auténtica “voltereta”, contigo, te sorprende por completo asomándose al foso, agarrando tu mano y saltando contigo al torrente incontenible de la pasión. Todo cambia en ese instante supremo y debes sentarte en el suelo para lograr recuperar el resuello y el control de algo que te desborda.

          Mas ya nada significa lo mismo, ni los signos externos ni aún menos los internos. Los demás, a veces, aciertan a observar un cierto cambio, pero tú sabes con certeza que ya nada será igual. Algo tan profundo te ha hecho cambiar y te ha modificado hasta límites insospechados. El corazón ya no te cabe en el pecho de tanto alimento recibido, bombea sangre y amor a partes iguales, la piel se estira y adquiere otra tonalidad y otra textura diferente, más armónica, más atractiva a la vista.

          Se instala la sonrisa perenne, como si de hoja de pino se tratara y te conviertes en mejor persona y en mejor amante, descubriendo posibilidades desconocidas escondiéndose ignotas en el fondo del armario, las cuales, nunca habían percibido la luz del día como tal, ni por supuesto la de la ilusión.

          Acometes el amor como nunca pensaste que fueras capaz de hacerlo. Das como nunca habías dado, recibes a cambio, como nunca habías intuido.

          Un año después, soy un año más joven, alguien más experto y mucho más inocente, más sincero, más risueño y más jovial, más feliz y más completo; un año después, me gusto más y me gusta mucho más la vida.

          Un año después, he cometido más errores que en el año anterior, pero a cambio, no moriré de inanición por no haber hecho nada, moriré en todo caso por haber hecho muchas cosas.

          Un año después, el tramoyista de la sonrisa pintada en la cara, ya no lo hace forzado por la presencia del público. Ha sustituido la sonrisa tímida por la más sonora de las carcajadas, la que le sale de lo más profundo del corazón. Ha mantenido activa la música de orquesta, para poder bailar eternamente con quién ya no se separará de su lado, ni le abandonará en un oscuro cajón de recuerdos, se encuentre dónde se encuentre.



"Un año despues" 

copyright Faustino Cuadrado







domingo, 18 de noviembre de 2012

Fragmento del libro "LOS AMANTES INFINITOS"








 











Fragmento del libro

  " LOS AMANTES INFINITOS"

                                                                             



          Jamás nos abandonamos a esas vitales pasiones que para nuestra desgracia y la de los que nos acompañan en ésto, sólo nos ocurren en esa única ocasión y no en otra, en ese certero momento de la vida y en ningún otro postrero.
          Que penosa y fatal decisión. Cómo privamos a nuestros cinco sentidos, de ese sexto que nos reclama atención y comprensión. Cómo vedamos a nuestra exigua existencia, de cosas y asuntos realmente impagables, de ese bagaje que tanto nos motivaría recordar en tantos otros momentos de recuento e inventario vital, aquel al que cada vez recurrimos de forma más frecuente con el paso de los años y que por el contrario y para nuestra continua y desesperante mortificación, acuden de modo presuroso e imparables y cuando nadie los llama, aquellos que tienen un mayor calado pero componente negativo, quedando los otros, los que no tuvimos y al mismo tiempo tanto deseamos, en clara minoría y en franca retirada.
          Cuánta pasión desaprovechada, cuánta ira contenida y qué de ternura abandonada en el desván de las dudas y los temores. Cuánta piel tersa y sensual sin acariciar, cuántas palabras de amor sin pronunciarse, cuántos gemidos de placer inexpresados, sin testigos ni pertrechos algunos que pudieran otorgarles una memoria infinita e inmortal.


                                                                  copyright by Faustino Cuadrado




martes, 13 de noviembre de 2012

Instantánea del Delta del Danubio en Constanza (Rumanía)

Fragmento del Libro


"EL ÚLTIMO HOGAR QUE NOS QUEDA"    por  Faustino Cuadrado



         Tomis o Constanza (lo mismo da pues hablamos de lo mismo) se halla en los confines del Danubio, en la antigua provincia romana de la Moesia, junto a la desembocadura que los propios de entonces, denominaban la del “Histro de los siete brazos”, ciudad de “paisaje desértico, estepa con ausencia de agua potable y pocos alimentos, helada y en permanente pie de guerra con bárbaros hostiles” tal y como consideró describirla en sus personales escritos, el propio Ovidio.
         Bien es cierto que al final de todo y pese a todo, a esta tierra el romano insigne llegó a amarla profundamente, de una manera sumamente especial, con el mismo sentimiento y dedicación de la que sólo pueden hacer gala los poetas entregados y sublimes cuando aman con todos los sentidos a una mujer, a una madre o a una hija.
         La quería como resultado de sus propias tradiciones, por su condición de dura y violenta como pocas y al mismo tiempo, por ser tan sensiblemente pasional y eterna en sus numerosas desgracias y en sus cuantiosas bondades.
        Un territorio en el que convivían hermanadas, un mosaíco de leyendas resueltamente terrenales y heróicas por su condición humana, como aquella que situaba allí, en esos lares, la épica aventura en la que Jasón y sus “Argonautas” hollaron profusamente su suelo, su costa y su inviolado interior, de un modo tan afanoso y empecinado que traspasó memorias y generaciones, en la afanosa búsqueda del aclamado vellocino de oro.
         Lugares únicos también, en los que Medea se enamoró perdidamente del anterior y como consecuencia de ello o a causa de ello (a veces resulta difícil establecer, si se es causa o efecto de las cosas) mató violentamente a su hermano y lo despedazó inmisericorde, en una increíble miriada de trozos.
         La cruenta treta efectuada por Medea, iba encaminada a entretener de esta ladina manera a su empecinado padre, el cual se oponía firmemente a su transgresor y prohibido amor por un mortal, habiendo señalado desde un principio, su completa negativa a tal relación y las consecuencias que acompañarían su incumplimiento.
         Medea había decidido de antemano no obedecer la orden y pergeñó su estrategia en base a ello, reflexionando sobre la mejor manera de entretener la mente de su padre y decidió que descuartizar a su hermano, servía a sus planes.
         La parricida confiaba en que ante tal barbarie, su iracundo progenitor, asolado y entregado por completo a la ingente tarea de recoger uno a uno, los filiales pedazos esparcidos por todo el universo, no pudiera darles alcance a tiempo por la enormidad de la misión asumida o al menos, que pudiera emprender una persecución inmediata de los fugitivos amantes.
         Así que: “a todo aquello que resulta ser eterno, le corresponden en pago, eternas palabras y distinciones”.
         En ese incuestionable y justo trato, se encuadran aquellas palabras que le han sido concedidas al insigne poeta, por la posteridad y por los seres humanos que le han disfrutado, por los insignes e imborrables recuerdos suyos en estas tierras extranjeras, que ya fueron por siempre las suyas.
           Son unas breves y sencillas frases, presentes por todos los siglos a los pies de su magnífica estatua pensante:
                     
                                   “ Bajo esta piedra yace Ovidio, el poeta.
                                      De los amores delicados, vencido por su talento.
                                      Oh, tú que paseas por aquí, si es que has amado alguna vez,
                                      reza por él para que le sea leve el sueño ”

Copyright by Faustino Cuadrado

sábado, 3 de noviembre de 2012

PRESENTACIÓN DEL BLOG


PRESENTACIÓN DEL BLOG LITERARIO


Hola,

       Por fin me he decidido a hacerlo. Después de tanto tiempo dándolo vueltas en la cabeza, he tomado la decisión (no sé, si sabia o errónea) de crear este blog literario, el cual, una vez alumbrado, me ilusiona mucho más de lo que en un principio podía pensar.
       Quiero comenzar desde ya a darle contenido y con independencia de todo aquellos temas y escritos que pueda ir colgando con el paso del tiempo, os invito desde este mismo instante, a participar de él, en todo lo que deseéis y manifestando y exponiendo las cuestiones y opiniones que os puedan interesar.
       También el blog estará al servicio de aquellos de vosotros que queráis simplemente leer lo que escribo y atender lo que opino o que simplemente, encuentre atractivo lo que ve y lo que siente al hacerlo, encaminado sin duda a intentar pasar un buen rato. En fin, todo vale y todo sirve para alcanzarlo.
        Pero bueno, qué maleducado soy. Aunque imagino que ya sabréis mi nombre, debo realizar una presentación más o menos seria y en condiciones y sobre todo, a través de ella, daros una breve pincelada sobre mi y sobre mis pequeños logros.                                                 
        Me llamo Faustino Cuadrado y os doy mi más cordial bienvenida a ésta que espero sea vuestra casa de aquí en adelante, al menos la literaria.
        A pesar de llevar toda mi vida escribiendo, hasta ahora lo había hecho exclusivamente para mi "alter ego"y para mi disfrute personal.
        Algunos cuentos cortos, una pizca de poesía, ensayos y algunos libros, tres hasta el momento, los cuales, espero y deseo que algún día puedan ver la luz y ser compartidos por todos aquellos que quieran leerlos en algún momento.
        Ese es más o menos mi bagaje literario. He participado en un par de concursos literarios de novela, pero no ha habido suerte, siempre es difícil lograr que publiquen la obra de un escritor novel, pero ahora que al parecer, me lo voy a tomar mucho más en serio, confío en incrementar las cifras de textos escritos, el número de presencias en certámenes y también por qué no decirlo, la experiencia acumulada y la calidad de mis trabajos. Cuento con vuestra ayuda para conseguirlo....
        Espero con este blog entonces, compartir con vosotros mis experiencias literarias y aprender seguro también, de las vuestras.
       Confío en que sea muy gratificante para todos.

Un saludo